Fintechs en LATAM, es sólo el comienzo

Tiene sentido que América Latina se esté convirtiendo en un paraíso para las startups fintech. Los neobancos o bancos digitales, operan 100% online y permiten a sus usuarios acceder y realizar transacciones financieras a través de su smartphone. En los últimos años, han comenzado a surgir en todos los países de América Latina; incluso los gobiernos de estos países están motivando el crecimiento de los neobancos reduciendo las regulaciones de la industria bancaria y bajando los costos de las licencias.


Nubank es un ejemplo de este tipo de banco que está ganando popularidad en varios países, como Brasil y México. Nubank permite a sus clientes gestionar sus asuntos financieros totalmente en línea. Unas 35 millones de personas han solicitado la tarjeta de crédito móvil gratuita de Nubank, sólo en Brasil.

A su vez, Albo es una empresa mexicana que permite a sus clientes conectarse a la red Global Mastercard y les permite realizar pagos a través de su aplicación online.



El desarrollo de estos bancos digitales está impulsando la inclusión financiera en muchas regiones menos desarrolladas de América Latina, ofreciendo servicios bancarios a las personas no bancarizadas o infrabancarizadas a través de sus prestaciones de fácil acceso. Con el aumento del uso de los neobancos, por parte de consumidores y empresas, intensificando así el crecimiento y adaptabilidad a soluciones de pago móvil como monederos electrónicos, pagos digitales, facturas electrónicas, etc.


Sin embargo, hay bastantes retos.


El fraude en los pagos digitales y la falta de confianza por parte de los usuarios, son algunos de los principales obstáculos en el crecimiento de la adopción de los pagos en línea. Por lo que muchos usuarios siguen utilizando la banca tradicional. Se están tomando medidas de seguridad para reducir la actividad fraudulenta. Por ejemplo, muchos gobiernos latinoamericanos están utilizando la biometría para tener transparencia y disminuir el fraude, pero es un cambio lento. Incluso las soluciones de pago online están tomando medidas preventivas contra los ciberataques.


El auge de fintech en Latinoamérica también puede ser indicado por la alta tasa de adopción de criptomonedas. Muchos países como Venezuela, Brasil y Argentina están ofreciendo una forma alternativa de transferir dinero, pagar bienes e invertir. Puede ser una buena opción para las personas que viven en países con una alta tasa de inflación.


Las oportunidades para los pagos digitales en la región latinoamericana son enormes. Por ello, las empresas que ya ofrecen servicios de pago digital a sus clientes tienen más probabilidades de ver un aumento de sus beneficios. Los analistas de todo el mundo siguen de cerca la adaptación de las instituciones financieras de América Latina. Les entusiasma ver que tanto los bancos establecidos como los nacionales, están adoptando prácticas ágiles para motivar a los clientes a contratar sus servicios.


Sin duda, América Latina se ha convertido en un foco de atención para los actores de fintech en todo el mundo. No podría haber mejor momento para que una startup o empresa fintech entre en el sector de los servicios financieros en esta región, aunque la competencia es alta, el futuro de este mercado es prometedor.


Incluso los gobiernos están trabajando para atraer a los jugadores fintech de todo el mundo a sus respectivos países. Sin olvidar que los bancos se están modificando para no perder ninguna parte del mercado. Están trabajando duro para ser innovadores y seguir transmitiendo la imagen de una empresa financiera fiable, estas dos cosas combinadas con una mejor experiencia del cliente, pueden realmente establecer un nuevo terreno en la competencia en LATAM para ver quién va a gobernar el mercado financiero. ¿Los bancos tradicionales adaptados o las fintechs emergentes? Tendremos que esperar y ver.